Acompañando trayectorias

Por Marcela Guerrero
Hace años los niveles primario y secundario eran concebidos como dos islas, separadas e independientes, con lógicas propias que no se compartían en absoluto.
A partir de la obligatoriedad de la educación secundaria, el proceso de ARTICULACIÓN es una necesidad perentoria que requiere una acción de política pública.
Fortalecer la articulación implica, entonces, superar la idea de discontinuidad entre niveles en pos de una visión sistémica, constituida en etapas de un proceso continuo.
Pensar en TRAYECTORIAS EDUCATIVAS requiere profundizar los objetivos pedagógicos que faciliten el pasaje, asegurando la articulación vertical entre niveles, complementándose entre ellos.
Acompañar este proceso entre un nivel y otro involucra varias dimensiones:

DIMENSIÓN ORGANIZATIVA
(modos de acompañamiento)
• Normativas y acciones garantizando la inscripción y la vacante.
• Regulaciones que pautan la convivencia, modalidades y orientaciones.
• Distribución de tiempos y espacios.
DIMENSIÓN PEDAGÓGICA
• Trayectorias educativas ideales/teóricas.
• Representaciones acerca de lo que el estudiante “debería saber” y “saber hacer”.
• Vinculaciones con las prácticas de enseñanza, los tipos de actividades y la forma de evaluación.
DIMENSIÓN CURRICULAR
• Apuntar a no adelantar contenidos del nivel siguiente.
• Enfoque de “continuidad” basado en una visión problematizadora de la realidad.
Algunos dispositivos para tener en cuenta:
Es importante que los equipos directivos coordinen acciones, lo que significa unir esfuerzos, generar consensos, orientar las propuestas hacia las metas y objetivos institucionales direccionando la actividad de todos los actores involucrados.
Se detallan algunas propuestas de trabajo en términos de orientaciones para acompañar este proceso:
Crear un registro único del estudiante como instrumento de seguimiento y acompañamiento de su trayectoria en la institución desde su inicio hasta
el secundario.
Efectuar un registro nominalizado y con posibles escuelas de destino que permita realizar un seguimiento que garantice las trayectorias continuas, como así también con alumnos que transitan Proyectos de Integración.
Realizar una muestra anual de ofertas y propuestas educativas de cada una de las escuelas secundarias del distrito y de sus modalidades.
Organizar charlas e instancias de diálogo entre ambos niveles para que alumnos y familias se interioricen del régimen académico del secundario, de la organización institucional y de los acuerdos de convivencia.
Incursionar en la escuela secundaria pasando una jornada de trabajo. Reconocer instalaciones, compartir clases y actividades en conjunto.
Compartir actos escolares, festivales y eventos.
Intercambiar propuestas de enseñanza e iniciativas innovadoras desde lo curricular, profesores y maestros.
Presentar a actores institucionales del Nivel Secundario (tutores, profesores, directivos).
Confeccionar cuadernillos de trabajo elaborados por profesores de ambos niveles con propuestas de diferentes áreas.
Elaborar proyectos que empiecen en el Nivel Primario y finalicen en la escuela secundaria.
Planificar proyectos entre los dos niveles: “Muestra de arte”, “Radio escolar”, “Proyecto de huerta”, “Nuestro coro”.
Realizar una jornada de testimonios sobre “Cómo fue/es mi paso por el secundario”, “Me posiciono como estudiante…”, etc.

 

 

También puede interesarte

Comparte... Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Blog, Global y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *