Memorizar no es aprender

Por Prof. Alejandro Guardiola

Nuestras sociedades occidentalizadas confunden “aprender” con “memorizar”, lo que conlleva que nuestros estudiantes una vez que concluyen su período educativo se encuentren desorientados, al “no hallar respuestas en ningún libro”.
En este sentido, les presentamos cinco estrategias para asegurar que el aprendizaje vaya mucho más allá que la mera memorización.
1- Compromiso:es el establecimiento de contratos consensuados con todos los niños.Consta de tres puntos: meta, recompensa y penalización.
-Meta: como el cerebro trabaja con ahorro de energía, es muy importante
que los niños sepan cuánto, cómo y en qué van a gastar esa energía. Los tres componentes de la meta son similares a los que se observan en el juego de los niños:
– Probar.
-Experimentar.
-Crear.
Por lo tanto, los niños deben saber cuánto tiempo van a probar, cuánto tiempo van a experimentar y cuánto tiempo van a crear sobre un tema determinado.
-Recompensa: todo lo que hacemos los seres humanos lo hacemos para conseguir ciertos objetivos; por lo tanto, alcanzar un objetivo en tiempo y forma debe tener una recompensa.
-Penalización, que no es lo mismo que castigo. Por ejemplo, todos los niños están encargados de limpiar el aula los viernes, pero si un grupo de niños no cumple con cierta meta, entonces solo ese grupo deberá limpiarla.
2-Cooperación: el cerebro es un órgano social; uno de los más grandes instintos del ser humano es el gregario. Por lo tanto, una buena medida es sustituir los trabajos individuales por los grupales. Sabemos que el trabajo grupal aumenta en un 30% el rendimiento individual.

3- Practicidad:la evaluación debe ser formativa, o sea para el aprendizaje, y no solamente del aprendizaje, como actualmente ocurre. Deben ser pruebas basadas en la aplicación, no en la memorización.

4 -Resiliencia:hay una frase que cada maestro debería decir a sus niños y debería tener como controlador de sus acciones y consecuencias:
“Si te voy a guiar, vas a cambiar; y si vas a cambiar, vas a fallar.” Hay que fomentar la toma de riesgos y enseñarles a los niños que el error es parte del aprendizaje, no un castigo.
5 -Expansión:desarrollo de competencias naturales y tutorías. Hay un dicho que dice: “Es más fácil enseñarle a una ardilla para que suba más rápido un árbol, que enseñarle a nadar”, lo cual quiere decir que debemos ver los talentos naturales de cada niño, potenciarlos, integrarlos y desarrollarlos.
Los tutores son los niños más grandes que acompañan y enseñan a los más chicos. Así, los alumnos de grados superiores pueden ser los tutores de alumnos de grados más chicos. Un día a la semana, a una hora determinada, se pueden reunir para que el tutor se ocupe de ver cómo anda su “aprendiz” y en qué lo puede ayudar y aconsejar.

 

Publicado en Blog, Global | Marcado , | Dejar un comentario

Niños celíacos en las escuelas primarias

La celiaquía es una enfermedad mucho más frecuente de lo que pensamos. En la actualidad, según estadísticas oficiales, se supone que 1 de cada 100 personas la padece.
Por este motivo, los docentes deben estar informados, ya que el único tratamiento que existe es realizar una estricta dieta libre de gluten. Según el Ministerio de Salud de la
Nación, “es una enfermedad hereditaria y autoinmune en la cual hay una intolerancia permanente al gluten, proteína que se halla en el trigo, la avena, la cebada y el centeno”. Se puede presentar en cualquier etapa de la vida y los síntomas no siempre son iguales. Cada vez que una persona celíaca incorpora gluten se ven afectadas las vellosidades del intestino delgado, al disminuirse su capacidad de absorber nutrientes.
Una persona celíaca, luego de haber realizado un correcto diagnóstico que consiste en la medición de unos anticuerpos específicos mediante un análisis de sangre y la posterior confirmación a través de una biopsia intestinal, puede desarrollar una vida normal si cumple con la dieta de por vida.
La dieta debe ser natural y sana. El niño o la niña que padece celiaquía puede
consumir frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pescado, carnes y huevos. Se debe tener precaución en los alimentos industrializados, ya que muchas veces tienen incorporado gluten.
En la escuela
Los maestros de un niño o una niña con celiaquía deben informarse sobre la enfermedad, teniendo la certeza de que podrá desarrollar una rutina escolar normal. También deberán planificar actividades para que el niño celíaco no se sienta diferente a los demás. Les sugerimos lo siguiente:
-Que reconozcan el símbolo libre de gluten en los alimentos. Conozcan el significado
de la sigla T.A.C.C. (trigo, avena, cebada y centeno). Se pueden llevar al aula diferentes
envases para analizar sus etiquetas.
– Que todos los compañeros y las compañeras se informen acerca de esta enfermedad. Se puede invitar al aula a un nutricionista para que les brinde información más específica.
-Que se dialogue, se investigue, se escriban textos, se lean etiquetas de alimentos sobre lo que es el gluten, en qué alimentos está presente, cómo se puede reemplazar y qué significa una dieta libre de gluten.
-Que conozcan, identifiquen, escriban y estudien las funciones del intestino delgado.
-Que el niño o la niña con celiaquía, en alguna ocasión especial, comparta alimentos libres de gluten con sus compañeros y compañeras.
-Que cada vez que se realice una jornada en la que se deban manipular alimentos se informe a la familia del niño celíaco con anticipación para que pueda realizar la prevención correcta.
-Que se haga un listado de alimentos que contengan avena, cebada, centeno y trigo.
-La familia del niño o de la niña con celiaquía puede ser la protagonista de
un día escolar y oficiar como agente de información, tanto para estudiantes como para docentes. Se los invitará a preparar una receta libre de gluten en el aula, en la cocina de la escuela o en el comedor escolar para luego compartirla entre todos. De esta manera, se
favorecerá la inclusión y se enseñará lo siguiente:
-Las preparaciones sin gluten deben ser las primeras en prepararse en una cocina o comedor escolar para evitar que se contaminen con otros alimentos.
-Los alimentos libres de gluten deben guardarse en lugares y en recipientes que no hayan estado en contacto con alimentos con gluten. Los especialistas sugieren que habría que destinar un lugar específico en la cocina o en el comedor escolar, en donde solo se preparen y se guarden alimentos sin gluten.
-Se deben utilizar utensilios perfectamente limpios para la preparación de los alimentos libres de gluten. Si se puede, tener cuchillos, tenedores, tablas, recipientes y platos que solo se usen para las preparaciones libres de gluten y para que los utilicen los niños celíacos.
– La manipulación de los alimentos es vital para la correcta dieta de los niños celíacos. La contaminación cruzada suele ser un error muy habitual. Por ejemplo, apoyar un
alimento libre de gluten sobre la mesada que contiene migas de pan. Este acto ya contamina y afecta la dieta del celíaco.

Publicado en Blog, Global | Marcado , , | Dejar un comentario

Calidad educativa

Por Lic. Nair Balajovsky
Un tema que se ha puesto en boga en los últimos tiempos es la idea de “calidad
educativa”. Los números que se manejan en relación con esta problemática son alarmantes. A nivel internacional, cada 3 años se realizan los llamados informes PISA. Su objetivo es analizar mediante exámenes el rendimiento de los estudiantes de varios países del mundo. Por su parte, a nivel nacional, el Ministerio de Educación de la Nación realiza los llamados Operativos Nacionales de Evaluación (ONE), los cuales están destinados a evaluar el estado de la calidad educativa en el país. Lo que estas pruebas arrojan es que en la Argentina hay muchos estudiantes que no alcanzan los niveles mínimos de aprendizaje. Si bien la metodología que se usa para llegar a este resultado ha recibido muchas críticas, ya que solo se basa en resultados de pruebas en Matemática, Lengua y Ciencia, y no toma en cuenta factores tales como el contexto social o la infraestructura, no deja de ser por lo menos preocupante.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de calidad educativa?
Decimos que una educación es de calidad cuando satisface las demandas y necesidades de la sociedad en la que está inserta, cuando cuenta con los recursos necesarios y ofrece garantías de que llega a todos los niños y jóvenes de dicha sociedad y cuando les asegura la adquisición de herramientas para la vida adulta y de un aprendizaje verdadero.
Es indudable que ofrecer una educación de calidad no se relaciona únicamente con los contenidos de las materias. El entorno y los recurso didácticos y edilicios son parte fundamental del proceso, como también garantizar espacios libres de violencia y discriminación. Hay que tener en cuenta que ningún niño cuyos derechos estén siendo vulnerados, ningún niño con hambre, con frío o con miedo, podrá aprender de manera adecuada. El interés de Unicef por esta temática llevó al organismo a plantear un modelo de escuelas acogedoras con el objetivo de brindar las herramientas para que el aprendizaje sea auténtico. La idea central de este modelo es que la escuela debería operar siempre teniendo en cuenta lo que es más beneficioso para sus alumnos.
Plantea que una educación de calidad debería contar con los siguientes elementos:
-Entornos seguros para los niños.
-Profesores calificados.
-Materiales adecuados.
– Condiciones físicas y emocionales que permitan el aprendizaje
– Derechos protegidos.
-Escucha a la voz de los niños.

Podríamos inferir que si garantizáramos estas condiciones, el aprendizaje de nuestros estudiantes mejoraría. El desafío está en acercarnos un poco a este modelo sin perder
en el camino oportunidades para todos los jóvenes.

Publicado en Blog, Global | Marcado , | Dejar un comentario

El valor de Los Vínculos Escolares

Emile Durkheim sostiene que la escuela es una “sociedad en pequeño”.
Por tal premisa, se manifiestan en ella todo lo que pasa fuera de ella. En este último tiempo, la violencia entre estudiantes ha ganado la primera plana de nuestra atención en diversos medios masivos de comunicación.
Es una realidad presente en las escuelas y en las aulas que debemos erradicar con normas claras, educación democrática, diálogo y perseverancia.
Al fortalecer los vínculos, estamos generando lazos saludables dentro de la convivencia escolar, porque el ser humano se reconoce como sujeto en la medida en que empieza a ser reconocido por otros (en una primera instancia será su familia y, luego, su grupo de compañeros/as y maestros/as).
Dentro de la institución escolar encontramos una amplia gama de vínculos: docente – estudiantes, estudiantes – estudiantes, docente – docente, docentes – directivos, docentes – familia.
CONDICIONES NECESARIAS
Podemos decir que un vínculo escolar saludable es aquel en el que se presentan estas condiciones:
Receptividad y apertura: significa querer conocer al otro, estar dispuesto a aceptarlo y respetar su intimidad evitando la invasión de las partes.
Reciprocidad: significa aportar y colaborar para que este vínculo se construya. No ser un mero espectador. Generar y permitir que exista un feedback (un ida y vuelta en cuanto a emociones, sentimientos, acciones).
Compromiso: significa la toma de conciencia de que los vínculos necesitan, la responsabilidad de las partes.
Confianza: significa el estar seguro de que podemos contar con el otro u otra.
Afectividad: significa la carga emocional que traen consigo los vínculos que se prolongan en el tiempo.

(más…)

Publicado en Blog, Global | Marcado , , , , | Dejar un comentario
guada