El enfoque neurocientífico y el aprendizaje

Por Gabriela Alonso Williams

Artículo publicado originalmente en Maestra Preescolar Nº 100 de México


Hoy en día, en los congresos, foros y encuentros internacionales relacionados con la educación de la primera y la segunda infancia, se habla acerca de los aportes que la investigación en el campo de la neurociencia cognoscitiva ha realizado respecto a las capacidades del cerebro, como la plasticidad neuronal y la posibilidad de que se generen neuronas nuevas durante toda la vida.

La información que algunos de estos descubrimientos han aportado se piensa significativa por el potencial de aplicación que podría tener si se considera en la toma de decisiones, en cuanto a organización de los sistemas educativos, del diseño de planes de estudio o de las prácticas de enseñanza se refiere.

Sin duda, el tema resulta interesante cuando se trata de revisar la práctica educativa cotidiana en las aulas y de valorar los procesos que en ella se siguen. Sin embargo, no proponemos, de ninguna manera, que la neurociencia se convierta en el referente teórico para cada una de las decisiones que se toman en las aulas respecto del aprendizaje.

En este sentido, es importante que los docentes estemos informados acerca de los resultados de la investigación en neurociencia cognoscitiva, ya que, si bien algunos expertos como el doctor John Bruer señalan que no es posible fundamentar los principios acerca de cómo mejorar la educación formal a través de la evidencia neurocientífica porque aún falta mucho camino por recorrer, una mayor comprensión acerca de las formas en que se da el aprendizaje podría direccionar nuestra intervención en el aula, ayudándonos a tener un mejor balance y una mayor posibilidad de generar propuestas más acordes a las necesidades de aprendizaje de nuestros alumnos y a los estilos que cada uno de ellos posee.

El entendimiento acerca de cómo funciona el cerebro para el cumplimiento de ciertas tareas relacionadas con el aprendizaje de la lengua, con las aptitudes para la lectura y la escritura y con las matemáticas, o su relación con las emociones en cuanto a la destreza cognitiva, es información que nos permitirá reflexionar acerca de ciertos mitos o supuestos en torno a la forma en que los niños y las niñas aprenden, y que hoy en día prevalecen motivando, por ejemplo, en las escuelas preescolares, determinadas prácticas, como la ejercitación muscular o la realización de planas de letras que se exigen a los niños, con la idea de prepararlos para el aprendizaje de la escritura.

El campo de la neurociencia cognitiva es diverso y apasionante, y sus aportes son valiosos; sin embargo, no es tarea del docente adentrarse en ella para desarrollar su quehacer educativo. Por el contrario, habrá que seguir el consejo de los expertos al considerar que estos resultados son prometedores y podrán ser relevantes para la educación si reflexionamos sobre los conceptos y las creencias erróneas que poseemos acerca de la ciencia, los cuales habrá que erradicar por ser polarizados, como el de que los zurdos son más creativos porque usan el hemisferio derecho del cerebro, mientras que los que usan más el lado izquierdo suelen ser matemáticos.

Hoy sabemos, gracias a las investigaciones en neurociencia, que el cerebro es un sistema altamente integrado, cuyas partes son activas, y que, en determinadas tareas, pueden actuar de forma paralela o bien de manera diferente, siendo raro que alguna de las partes trabaje de manera aislada. Con estos y otros hallazgos, que nos adicionan información relevante, podemos reflexionar sobre lo expuesto y, recurriendo a los aportes de otras disciplinas como la psicología, la pedagogía, la filosofía, lograr entender mejor a los alumnos y actuar de manera apropiada ante su potencial de aprendizaje.

Tu labor como docente de Preescolar implica intenciones educativas claras. El conocimiento que poseas de los procesos de desarrollo y aprendizaje infantil, en los que la interacción de factores internos y externos es la base, te permitirá potenciar el carácter integral y dinámico de los mismos. Por ello, revisar la información que se tiene respecto del conocimiento del cerebro y de su funcionamiento te dará un nuevo enfoque.

Para conocer más acerca del tema, puedes revisar la publicación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que nos sirvió, entre otras, como referente para este artículo y se denomina: La comprensión del cerebro. Hacia una nueva ciencia del aprendizaje.  Aula XXI. Santillana (versión en español).

Comparte... Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone

También puede interesarte

Esta entrada fue publicada en Blog, Global y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El enfoque neurocientífico y el aprendizaje

  1. Nadia gomez alcaraz dijo:

    Hola Gabriela,, no se si te conozco de la primaria, pero me dio gusto encontrar algo escrito por ti . Muy interesante el tema.

  2. Leonor Martínez Kemp dijo:

    Mi hermana Irene es educadora y quisiera saber de tu trayectoria para hablar al grupo sobre ti Gabriela pues esta leyendo un libro tuyo ojalá puedas guiarme para saber de ti
    Mil gracias
    Atte
    Leonor Martínez kemp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>