3 aspectos clave para construir equipos

Una escuela donde los maestros y demás actores educativos desempeñan sus funciones de manera aislada no avanza, y encuentra fracturas que impiden el logro de sus metas. En cambio, aquellas escuelas donde se trabaja en equipo poseen más posibilidades de que los procesos de enseñanza–aprendizaje que se desarrollan en ellas sean más eficientes y eficaces. Muchos autores coinciden en afirmar que “construir una escuela es una tarea colectiva”.
La otra cara de la moneda es también tener en claro que, junto a los equipos de trabajo y al trabajo colectivo, también aparecen las situaciones problemáticas y las tensiones entre las
personas que los conforman. He aquí la importancia de una mirada que esté por encima de las individualidades y que tome un rol coordinativo: en muchas oportunidades dicho rol lo ejercen los directivos.


Según el documento de trabajo de Directores que hacen escuela (2015), en colaboración con Alfredo Vota, “¿Qué competencias y habilidades se necesitan para gestionar una escuela?”. OEI, Buenos Aires, existen tres aspectos vitales a la hora de la construcción colectiva de equipos de trabajo. Ellos son:
Todas las opiniones son valiosas: todos los maestros deben tener la motivación
suficiente para participar de la toma de decisiones del acontecer escolar diario. Además
de los maestros, hay otros actores importantes que también pueden ser parte de la toma
de decisiones: tal como comunidad de padres, cooperadoras escolares, entre otros. El director o la persona encargada de la coordinación debe ser capaz de estar atento a la
participación de todos sin que se convierta la escuela en una asamblea permanente. Se
juntarán las opiniones y se llegará a acuerdos democráticos.
Ser respetado y respetar: totalmente vital en un equipo de trabajo es el respeto. Si un
docente o un actor educativo no se siente respetado en su dignidad, no participará y no
aportará aspectos constructivos al grupo. También hay que identificar aquellas personas
que no respetan al otro. “Quien lidera tiene que estar atento a cada persona, ayudándola
a poner toda su capacidad al servicio del conjunto, con el convencimiento de que así
crecerá también a nivel individual. Esta capacidad de dar lugar a cada persona se
construye a partir de pequeñas acciones sostenidas en el tiempo”.
En busca del bien común: los integrantes de un equipo de trabajo deben sentir que
todos están enfocados en una misma meta, más allá de sus objetivos personales e
individuales. Distribuir tareas (evaluando las fortalezas y las debilidades de cada
miembro) y ser responsables son dos factores clave.
LOS EQUIPOS EN LA ESCUELA SON FORMADOS POR ACTORES EDUCATIVOS COMPROMETIDOS CON SUS TAREAS.

También puede interesarte

Comparte... Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Blog, Global y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *