Hoy cumpliría 83 años María Elena Walsh

Poetisa, escritora, música, cantautora, dramaturga y compositora argentina, que fue especialmente famosa por sus obras infantiles. Desde EDIBA queremos homenajearla, y qué mejor manera de recordarla que con uno de sus cuentos.

Cuento publicado originalmente en Maestra Jardinera Nº 175 de Argentina.

Por María Elena Walsh

Murrungato del zapato2013-02-01 Walsh

El gato Murrún no era empleado ni sastre ni militar.

El gato Murrún no era bailarín ni heladero.

El gato Murrún era nada más que un linyera, profesión muy respetable entre los gatos, los gatolines y los gatiperros.

Vivía vagando, con su colita a cuestas, por la calle y por la plaza, la azotea y la terraza, sin tener dueño ni casa.

Una noche fría y lluviosa trotaba muy alicaído pensando en dónde dormir.

Y de repente… ¡Oooh!

Allí, junto al cordón de la vereda, vio un gran zapato viejo.

Como Murrún era muy chiquito, se lo probó, es decir, se acurrucó dentro del zapato, y comprobó que le iba de medida. Y que además era abrigado y no dejaba pasar la lluvia. (No sé si ustedes habrán observado que los gatos y las gotas no se llevan nada bien.)

Ronroneó y se durmió, con la puntita de la cola asomada por el agujero del zapato.
Durmió y réquete durmió. Roncó y réquete roncó, y a la mañanita se despertó.

Murrún quiere desperezarse y lavarse la cara, pero… ¿Qué pasa?

El zapato está lleno de tierra húmeda. Murrún no puede respirar, se ahoga, tiene que darse vuelta trabajosamente y asomar el hocico por el agujero para tomar un poco de aire.

¿Qué es esto? ¿Quién ha llenado de tierra mi casa mientras yo dormía?

Murrún se pone a arañar valientemente para remover los terrones. Le cuesta mucho, porque están endurecidos por el sol, que ya brilla en el último piso del cielo.

Por fin consigue asomar el hocico al aire… ¿Y qué es lo que ve?

¡Una Plantita! ¡Una Plantita, muy instalada y plantada en el zapato, en su zapato!

-¡Qué bonito! -dijo Murrún.

-Gracias -contestó la Planta, creyendo que era un piropo.

-¿Quién te ha dado permiso para instalarte en mi casa?

-Estaba tan cansada de vivir siempre quieta en el mismo lugar… -le contestó la Planta-, soñaba con mudarme a un zapato y pasearme de aquí para allá, de allá para aquí, ir a visitar a la mamá del alhelí.

-¡Eso sí que no! -rezongó Murrún-, está muy bien que un Gato Murrungato viva en un zapato, pero tú, ¿para qué quieres zapatos si no tienes pies?

-Yo soy Planta -le contestó ella muy orgullosa-, y aunque no sea planta del pie, igual tengo derecho a vivir en un zapato, sí señor.

-¡Pero este zapato es mi casa y no quiero inquilinos! ¡Fffff!

-¡Qué lástima! -lloriqueó la Plantita-, tendré que pedirle a Felipe que me trasplante otra vez a la vereda donde todos me pisotean… ¡Ay, yo que soñaba tanto con viajar en zapato por el mundo! ¡Ay, qué va a ser de mí, de mí y de la mamá del alhelí!

Murrún se lavaba la cara de muy mal humor.

-Justo cuando había encontrado una casa tan linda…-rezongaba entre lengüetazo y lengüetazo.

-Bueno, si te molesto me voy- dijo la Planta.

-¿Cómo te vas a ir si no tienes patitas, tonta?

-Y, esperemos que pase Felipe y me trasplante a la vereda -dijo ella lloriqueando.

-Esperemos que pase Felipe…-suspiró Murrún con cara de mártir.

Y mientras esperaban los dos muy callados, la Plantita, ya que no tenía nada que hacer, se puso a dar flores.

Un montón de flores, como cuatro: una celeste, una colorada, una amarilla y una más grande.

Murrún vio las flores y se puso bizco de la sorpresa. No atinó a decir ni mu ni miau ni prr ni fff.

Estiró la patita para juguetear un poco con ellas… Y el viento las movía, y Murrún trataba de acariciar las flores muy suavemente, escondiendo las uñas.

-Cuidado, no las arañes- dijo la Planta.

-Debo reconocer- contestó Murrún sin dejar de jugar- que aunque eres una Planta muy molesta, tus flores son realmente lindas y peripuestas.

-No, faltaba más -dijo la Planta modestamente, bajando las hojas.

-Y tienen rico perfume -dijo Murrún con el hocico pegado a los pétalos. La verdad es que me gustaría tenerlas siempre cerca, para jugar.

-Si ahora te gusto más -dijo tímidamente la Planta-, ¿por qué no me llevas a pasear en zapato, como era mi ilusión?

-¿Estás loca? -contestó Murrún.

-Todo el mundo te miraría con admiración, porque nadie ha visto nunca algo tan maravilloso. Viajaríamos… Yo andaría de aquí para allá, de allá para aquí, vería a la mamá del alhelí.

Entonces Murrún lo pensó bien. Él también estaba cansado de vagabundear solo. Y dijo: -Bueno.

Murrún se olvidó de su mal humor y empuñó los cordones.

Allá se fue, llevando la Plantita con sus flores a pasear en Cochezapato por el mundo.

Y así, con un garabato, se acaba el cuento de Murrungato.

© Murrungato del Zapato. María Elena Walsh
c/o Guillermo Schavelzon & Asociados,
Agencia Literaria
info@schavelzon.com

Comparte... Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone

También puede interesarte

Esta entrada fue publicada en Blog, Global y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hoy cumpliría 83 años María Elena Walsh

  1. NANCY PEREZ dijo:

    HOLA!! NECESITO URGENTE LA LETRA Y MÚSICA DE LA CANCIÓN “TRAZANDO CAMINOS” DE MÓNICA TIRABASSO Y LA CANCIÓN DE MARIA ELENA WALSH SOBRE LA REVOLUCIÓN DE 1810. QUISE INGRESAR PARA BAJARLOS Y ES IMPOSIBLE, LO MISMO OCURRE CUANDO LO HAGO EN YOU TUBE. LES AGRADECERÍA SI ME LOS PUEDE ENVIAR. MUCHAS GRACIAS!! NANCY

  2. Erika dijo:

    Letra de la cancion

    Trazando caminos

    Recordemos a los que hicieron
    de esta tierra nuestro país.
    Y aprendamos desde pequeños
    lo importante que es elegir.
    Porque cada día se escribe
    un poquito más de la historia
    Vamos trazando caminos
    sin perder nunca la memoria.

    Votemos por el trabajo,
    por el pan de cada día.
    Votemos para que todos,
    tengan una casa digna.
    Votemos por la cultura,
    por la escuela, por los libros.
    Votemos por la alegría
    y los juegos de los niños.

    Votemos por el abrigo
    y también por la salud,
    Votemos por los abuelos
    y por nuestra juventud.
    Votemos por las riquezas
    que nuestro pais nos da
    Votemos por la justicia,
    la esperanza y la igualdad.

    Mónica Tirabasso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>