Investigamos el magnetismo con Caperucita Roja

Por María Sandra Fragueiro de España (Vigo, Pontevedra)

Partiendo de la pregunta: ¿cómo conseguir que se muevan los brazos y las piernas de un dibujo?, desde la Escuela Universitaria CEU de Magisterio de Vigo proponemos una experiencia didáctica enfocada a niños y niñas del Primer ciclo de Educación Primaria.

La actividad es lúdica y atractiva, lo que garantiza una gran motivación con el fin de despertar el interés por aprender de los pequeños discentes a quienes va dirigida.

La actividad se centra en trabajar con los personajes de un cuento, por ejemplo, el clásico “Caperucita Roja”, basándose concretamente en la posibilidad de proporcionarles movimiento a través de un fenómeno físico como es el magnetismo. 

Los materiales empleados son principalmente cartulinas, colores, folios, cinta adhesiva, clips metálicos e imanes.

Se inicia contando el cuento de forma cooperativa en la asamblea, haciendo partícipes en la narración a los alumnos y alumnas, favoreciéndose así un clima de confianza para que vaya aumentando gradualmente el dominio de la expresión oral.

Posteriormente, la maestra o maestro reparte a cada aprendiz un dibujo en un folio de la cabeza unida al tronco, de los dos pies y de las dos manos del personaje del cuento que éste haya elegido para que lo coloreen, decoren y recorten con la supervisión del que enseña.

Se les entregan los clips metálicos para que cada pequeño o pequeña los entrelacen formando cuatro cadenas de tres clips cada una, que serán los brazos y las piernas del personaje. De esta forma se potenciará la motricidad fina acompañada de una interiorización del conocimiento sobre la estructuración del esquema corporal, por lo tanto con esta experiencia se potencia que los niños y niñas conozcan las partes del cuerpo: cabeza, tronco y extremidades.

Se les pide que peguen en una cartulina la cabeza-tronco, que unan los “brazos-clips” y las “piernas-clips” a los correspondientes extremos, quedando colgadas las cadenas para permitir su posterior movimiento, a las que se les unen con cinta adhesiva los respectivos pies y manos.

Llega la hora de que el docente les pregunte y les oriente para que indagando y pensando se hagan protagonistas de su propio aprendizaje y les facilite que descubran por sí mismos una forma de transmitir movimientos a las extremidades.

Para que adquieran los conocimientos científicos y los integren en su pensamiento se les ha de explicar que algunos materiales como los clips son atraídos por los imanes, incluso cuando hay una cartulina que los separa, es decir, sin estar en contacto directo. De esta forma, al colocar un imán detrás de la cartulina se puede conseguir que Caperucita se mueva.

Se puede concluir que con esta experiencia se potencia que los discentes se interesen y despierten su curiosidad por conocer fenómenos de la realidad como el magnetismo y explorarlos, satisfaciendo así la capacidad investigadora innata que posee cada uno de ellos al reflexionar sobre la puesta en práctica de esta actividad.

También puede interesarte

Comparte... Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Inspirate y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Investigamos el magnetismo con Caperucita Roja

  1. Ana dijo:

    ¡Me ha gustado un montón la idea de “El magnetismo de Caperucita”. He trabajado este tema y voy a poner en práctica lo que he visto. Seguro que a mis niños les encanta. Gracias.
    Ana

  2. maira quintero dijo:

    Hola buenas tardes, de que manera puedo enseñar a leer a mi hijo de 5 años sin utilizar el tradicional deletreo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *