La reunión de padres y la responsabilidad de cada uno

Artículo publicado originalmente en Maestra de Primaria Nº 105 de México

Por Bruno Pazzi, Licenciado en Sociología.

En el momento fundacional de la educación en nuestro país, las familias cumplían un rol importante con relación al aprendizaje y la inserción de los hijos en la escuela. Aun las familias menos favorecidas (económica, social o culturalmente) acompañaban y debían acompañar activamente la labor de sus hijos en la escuela. Se esperaba que la familia inculcara ciertos valores que permitirían la adaptación y el aprendizaje dentro del aula.

2013-09-02-Reunion-de-padres

Hoy las investigaciones nos muestran que, en su mayoría, los docentes perciben que la familia, salvo ciertas excepciones, no colabora en la labor educativa que la escuela intenta llevar adelante, se desentiende y se despreocupa de lo que sucede en ella.

Es por eso que uno de los desafíos que se les presentan a los docentes y a las autoridades de la escuela al comenzar el año es establecer un buen vínculo con los padres de los alumnos, tratar de congeniar y coincidir en líneas generales con aquello que tiene que ver con la educación de los chicos, con el desarrollo de las actividades, la importancia de ser padres “presentes” y que la comunicación entre las partes sea fluida, respetuosa, abierta y constructiva.

“…En general, los padres se convierten en utilitaristas que tratan de sacar el mayor provecho de la escuela, a la vez que se convierten en ‘profesionales’ del control del trabajo escolar…”, señala el sociólogo Emilio Tenti Fanfani.

Uno de los recursos más importantes (sino el más importante) para que docentes y padres puedan ponerse de acuerdo sobre cuáles son los desafíos que habrá por delante y cuál es el rol de la escuela es, sin lugar a dudas, la reunión de padres. La integración de los padres es fundamental, dado que ellos forman parte ineludible e indispensable de la comunidad educativa; ese conjunto de personas que influyen y son a su vez afectadas por el entorno educativo, así como los alumnos, docentes y directivos.

Cada cual va a entender mejor y asumir el rol que le compete si se logra articular verdaderamente una comunidad educativa.

No se debe dar por supuesta la existencia de dicha comunidad, como si solo lo formal alcanzara para constituirla.

En términos sociológicos, sabemos que toda comunidad debe ser construida por cada una de sus partes. Para que esta exista, aquellos que la integran deben compartir elementos en común, tales como costumbres, valores, tareas, visión del mundo, roles, un objetivo en común, etc.

Necesitamos, por lo tanto, generar entre todos el vínculo social entre las partes que deben conformar la comunidad, en este caso la comunidad educativa. Estaremos, así, más cerca de evitar que se dé el fenómeno que señalábamos anteriormente: que los padres se desentiendan y despreocupen de lo que sucede dentro de la escuela en general y de la educación de su propio hijo o hija en particular.

La reunión de padres, sobre todo aquella que se realiza a principios del año lectivo, es la oportunidad por excelencia para dejar sentadas reglas claras, y en lo posible precisas, que todos los miembros de la comunidad deberán seguir en el transcurso del año. Es también una óptima ocasión para lograr el consenso, desde un principio, entre los adultos involucrados: docentes, directivos y padres.

Es importante acabar con las expectativas irreales sobre lo que la escuela tiene el deber de brindar. Necesitamos desarmar la falsa idea de los padres de tratar de exprimir al máximo, sacar el mayor provecho posible de la escuela, diluyendo, así, las responsabilidades que le tocan a cada uno de ellos en tanto primeros y principales educadores de sus hijos.

Las convocatorias a reuniones, de cualquier orden y gestionadas con un fin común, cumplen ese desafío: generar conciencia, ya sea de lo que no se sabe, o de lo que ya se sabe y es necesario repetir para ayudar a recordar y tener presente.

También puede interesarte

Comparte... Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on StumbleUponTweet about this on TwitterEmail this to someone
Esta entrada fue publicada en Blog, Global y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La reunión de padres y la responsabilidad de cada uno

  1. María Celina Guerra de Durán dijo:

    Hola amigas, amigos: muchos saludos y deseos de bienestar para todas y todos:
    Les estoy muy agradecida por enviarme su artículo “La reunión de padres y la responsabilidad de cada uno”, fue de gran utilidad pues tomé algunas ideas de allí y envié una carta a los representantes de mis chicos y chicas, antes de la cita de la primera reunión anual y esto logró que la asistencia de padres y representantes fuera mucho más efectiva en cantidad y calidad. Gracias de nuevo. Bendiciones para ustedes.

  2. Andrea dijo:

    Me fue de mucha utilidad ya que yo estoy cursando la carrera de Profesorado en Educación Inicial y un taller tuvimos que representar una situación problemática y decidimos tomar esto de la relación “padres-escuela”. Y su informe sobre las reuniones de padres nos dio el suficiente material bibliográfico para poder desarrollar nuestra posible solución. Gracias.

Deja un comentario