Primeros días… Período de inicio

El período inicial no es un tiempo de espera, ni un período de adaptación pasiva: es el comienzo de una fuerte propuesta educativa.
El ingreso del niño a la institución de Educación Inicial amplía y enriquece su mundo, le presenta nuevas interacciones sociales, poniéndolo en contacto con un grupo de pares y con los docentes.
A su vez, le plantea desafíos: la aceptación de determinadas normas de organización y convivencia, y el desempeño de nuevos roles en el grupo escolar (alumno, compañero). La obligación de compartir a los adultos docentes, los espacios, los elementos, los materiales, así como la separación de sus familias y de su casa son parte fundamental del crecimiento personal y del proceso de integración a la dinámica escolar. El clima afectivo que se propicia dentro de la institución, caracterizado por la seguridad, la confianza y la estima, a la vez que la comprensión de los temores, inquietudes y conflictos que provoca la nueva situación, por parte de quienes están en contacto con él, son factores que auguran una progresiva independencia y confianza en suspropias posibilidades. Mediante propuestas educativas válidas, organizadas de acuerdo con los aprendizajes previos, el niño podrá canalizar los sentimientos ambivalentes que le provocan las nuevas relaciones, convirtiéndolos en recursos constructivos para los aprendizajes que se propician en este período. (DGCyE, Dirección Provincial de Educación Inicial)
Posibles actividades
Ronda grupal: Conversamos sobre las vacaciones.
Pedir a los chicos una foto tomada durante los días que no fueron al Jardín. Colocar las fotos boca abajo sobre el piso o un panel. La docente las irá descubriendo y les preguntará a los chicos: ¿de quién es esta foto? ¿Qué les parece que está haciendo? ¿Dónde estará? ¿Está triste, contento o aburrido? ¿Con quién está? Registrar los comentarios de los niños, lo que cuenta cada uno sobre su foto. Presentar cada día solo algunas fotos. Armar un panel para la sala con las fotos y los registros de los niños.
Para conocer el Jardín: “Jugamos a la búsqueda del tesoro” El juego se desarrolla en la sala, el patio, la dirección del Jardín, la cocina, los baños, etc., con pistas ilustradas. Recorrer el Jardín con “largavistas” para descubrir todos los lugares.
Para conocernos
-El juego del grillo
Una de las docentes se esconde con un silbato. El grupo, acompañado por otra docente, intentará encontrarla: Tenemos que estar muy atentos porque la seño se perdió, escuchemos el silbato. Seguimos el sonido del silbato y allí la encontraremos.
-El gallito ciego
Se delimitará un espacio de juego. La docente se puede vendar los ojos e intentar encontrar y reconocer a sus alumnos. El mismo juego se puede repetir con los chicos haciendo de gallito ciego.
-Nuestro grupo
La docente les narrará un cuento inventado en el que utilizará los nombres de sus alumnos:
Cuando escucho mi nombre me cambio de lugar y cuando la seño dice la palabra “grupo” todos deben cambiarse de lugar.
Más propuestas…
-Escuchamos el cuento “Murrungato del zapato” de María Elena Walsh. Luego inventamos historias con este personaje: ¿qué pasaría si el gato Murrungato viniera al Jardín? Los chicos le dictan las respuestas a la seño y luego ilustran la aventura.
-Jugamos con nuestros nombres
Buscamos los nombres más cortos y, luego, los más largos: ¿cuáles comienzan con la misma letra? ¿Qué otras palabras conocen con esas letras? Escribimos palabras que empiezan con…
-Jugamos con globos y sábanas (y música de variadas intensidades).
Expresarse corporalmente.
-Confeccionar el distintivo de la sala y votar cuál se elige (puede ser realizado por los niños y elegido por votación).
-Armamos la carpeta de adivinanzas y rimas viajera.
-Jugamos con burbujas y burbujeros libremente por el Jardín y el patio.
Estrategias metodológicas
• Crear un clima flexible y respetuoso para que el niño vaya adquiriendo paulatinamente confianza y seguridad, y de este modo, comience a despegarse de sus familiares.
• Plantear las propuestas de modo que les despierten interés y los estimulen para actuar y tener entusiasmo por volver al día siguiente. Incentivar la exploración de las posibilidades del cuerpo en el accionar con los objetos.
• Apoyar al niño para que confíe en sus posibilidades y no se desanime fácilmente. Favorecer la participación para la construcción y aceptación de normas para el funcionamiento del grupo.
• Brindar oportunidades para que elija, decida a qué y con qué jugar. Marcar con claridad los límites que contribuyan a dar seguridad y confianza al niño.
• Facilitar situaciones variadas que permitan al niño mostrar sus conocimientos y utilizarlos como punto de partida. Por ejemplo: formular preguntas sobre los colores para ver cuáles reconoce, para ver si sabe el nombre de los materiales que se presentan, para ver qué nociones espaciales identifica, otras.
• Favorecer la utilización de lenguajes diversos (plásticos, verbales, gestuales, corporales) para representar sensaciones y emociones.

Esta entrada fue publicada en Blog, Global y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Primeros días… Período de inicio

  1. Roxana Isabel Medina dijo:

    muy buenas las sugerencias para poner en practica durante este inicio lectivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *