Archivo de la etiqueta: dificultades de aprendizaje

Control visual ¿Cuándo y porqué qué?

Si tenemos en cuenta que el ochenta por ciento de los aprendizajes, tanto escolares como del día a día, ocurre a través de los ojos, será fácil comprender que un funcionamiento visual deficiente en un niño puede impactar en su desarrollo general y en la educación formal.
Durante la infancia se van desarrollando diversas competencias visuales que acompañan la adecuada madurez de ese órgano, el ojo, que aprende a ver desde el nacimiento hasta los nueve o diez años. Cualquier patología que altere ese desarrollo normal, si no se detecta oportunamente, dejará secuelas irrecuperables.
Muy difícilmente un niño podrá valorar por sí mismo si su visión es la adecuada frente a limitaciones que no sean severas. Por eso, y por la importancia que tiene la detección precoz, se jerarquiza el oportuno reconocimiento de algún problema visual, que recae sobre padres y docentes a partir de la observación de algún síntoma que puede indicar la sospecha de algún problema visual, como podrían ser:
-Problemas para leer.
-Dolores de cabeza.
-Ojos llorosos.
-Cansancio visual.
-Se acerca demasiado al papel en actividades gráficas o de lectura.
-Parpadeo repetitivo.
-Hipersensibilidad a la luz.
– Se acerca al televisor y a los libros.
-No calcula distancias con acierto.
-Evita leer.
-Inclina la cabeza.
-Visión doble o borrosa.
-Se pierde en el texto.
-Atención lábil.
-Estrabismo (mala alineación ocular).

Seguramente, los niños cuentan con un control perinatal que suele efectuar el neonatólogo para descartar alteraciones de estructura o malformaciones congénitas, pero se sugiere realizar controles al año, a los tres años y al ingreso escolar con especialistas en el tema, para detectar problemas que pudieran impactar en el rendimiento escolar y en la integración social. También es importante tomar conciencia de la necesidad de efectuar controles anuales durante la escolaridad, ya que la exigencia sobre las competencias visuales va creciendo en tanto la letra de los textos se va achicando y el tiempo de lectura va aumentando.
Habilidades Visuales
Agudeza visual: Capacidad de ver con claridad a larga, mediana y corta distancia.
Seguimiento visual: Capacidad de sostener los ojos en el objetivo a mirar.
Percepción visual: Capacidad de organizar imágenes y textos, comprenderlos y recordarlos.
Enfoque del ojo:Capacidad de mantener visión nítida aunque varíe la distancia.
Coordinación ocular :Capacidad de usar los ojos conjuntamente coordinando distancia, profundidad y movimiento.
Coordinación ojo-mano: Capacidad de usar la información visual para dirigir las manos.

 

Publicado en Blog, Global | Marcado , , , | Dejar un comentario

Control Auditivo-¿Cuándo y por qué?

Se han realizado numerosas investigaciones a nivel mundial sobre esta problemática y las conclusiones obtenidas han coincidido en que un 29% del total de la población escolar presentaba problemas en uno o en ambos oídos. Si tenemos en cuenta las implicancias que ello tiene a nivel de conducta, rendimiento escolar y social, será oportuno plantear el tema como una de las áreas que debieran ser controladas al inicio de la etapa escolar. La hipoacusia o déficit auditivo se presenta como un enemigo silencioso pero muchas veces presente en las aulas, haciendo difícil la tarea de algunos alumnos y muchos docentes. El porcentaje de niños que concurren a primer año de EPB y que padecen deficiencias auditivas de tipo y grado variable, sea uni o bilateral y que han pasado desapercibidas a nivel familiar, en controles pediátricos o sanitarios y en la propia institución educativa, es muy elevado. Por ello, hacemos un espacio y pedimos un tiempo para reflexionar y actuar al respecto.
La relación entre audición y desarrollo neuropsicológico está ampliamente demostrada. Pérdidas auditivas leves y aun unilaterales se asocian con retrasos del lenguaje y dificultades en el aprendizaje.

(más…)

Publicado en Blog, Global | Marcado , , , | Dejar un comentario

Gimnasia para el cerebro de los niños

Artículo publicado originalmente en la revista Dificultades de Aprendizaje Nro. 19 de Argentina

En el año 1969, un educador llamado Paul Dennison desarrolló y puso en práctica el concepto de kinesiología educativa, en su Centro de Aprendizaje ubicado en California, Estados Unidos.

Este pionero sostenía que la gimnasia cerebral sería de gran utilidad para ocuparse de las dificultades de aprendizaje de los niños, ya que su teoría se basaba en la integración de los hemisferios cerebrales a través de una ejercitación que permitía un equilibrio entre ellos.

2015-10-23-gimnasiaPor lo general, los niños con dificultades de aprendizaje ponen en funcionamiento un solo hemisferio cerebral y no logran realizar las correctas conexiones entre ambos. Como consecuencia de esta situación, tienen problemas para procesar la información que reciben. El cerebro trabaja unilateralmente y tiene la imposibilidad de integrar los datos que llegan a él.

En la actualidad, este concepto es muy utilizado y se lo llama gimnasia cerebral o brain gym. Según datos de investigaciones, al utilizarla se obtienen grandes beneficios en el proceso de aprendizaje de los niños, en casos de hiperactividad, dislexia, déficit de atención y trastornos de conducta. También favorece la creatividad, equilibra tensiones, mejora la concentración, trabaja la lateralidad, fomenta la lectura y la escritura, y ayuda a la organización. (más…)

Publicado en Blog, Global | Marcado , , , , | 7 comentarios

Antes de aprender, antes de enseñar

Artículo publicado originalmente en Educación Especial Nº 29 de España – Puedes acceder a toda la colección de esta revista en formato digital con nuestra aplicación EDIBA Player.

Precondicionantes de los procesos de aprendizaje

¿Problemas académicos? ¿Malas notas? ¿Bajo rendimiento? Actualmente, toda la atención sobre el éxito o el fracaso de nuestros hijos se centra en la capacidad de alcanzar los objetivos curriculares: las notas.

2014-11-10-dificultadesEn algunos casos aparecen problemas y la acción ordinaria consiste en la repetición de los contenidos (clases de repaso) o en la búsqueda de nuevas vías de aprendizaje que permitan alcanzar estos objetivos. No obstante, un porcentaje de estos niños y estas niñas, sin mostrar ningún problema del neurodesarrollo, no consiguen alcanzar el nivel propio de su edad.

La práctica clínica evidencia que el problema se manifiesta en los primeros años de Educación Primaria. Nos encontramos con muchos niños y muchas niñas que presentan un CI normal pero que muestran limitaciones de razonamiento, abstracción y generalización. Esto les obliga a enfrentarse a las tareas académicas con la memoria y las claves visuales como única herramienta. Al requerir más recursos para hacer la misma tarea comienzan a fracasar y no tardan en quedarse rezagados con respecto al grupo. La ausencia de experiencias pedagógicas positivas en su bagaje puede provocar respuestas emocionales descompensadas en forma de bloqueos, distractibilidad o ansiedad anticipatoria. Esto puede llevar a confundirlos con los que padecen Trastorno por Déficit de Atención con o sin hiperactividad (TDAH).

En consecuencia, realizamos intervenciones psicológicas o psicopedagógicas escasamente exitosas, orientadas a los problemas atencionales, a repasar contenidos académicos o a buscar nuevas estrategias de aprendizaje. Estas intervenciones, en el mejor de los casos, consiguen que los niños y las niñas con estas dificultades avancen con mucho esfuerzo, pero conforme el nivel de exigencias escolares aumente, estos esfuerzos se tornarán insuficientes y volverán a tener problemas de rendimiento escolar.

¿Qué funciona mal?

Ante este tipo de problemas en el aprendizaje temprano surge una controversia relativa a causas y formas de intervenir sobre ellos.

Psicopedagogos, psicólogos y médicos no alcanzan consensos relativos a los factores que originan o mantienen estas situaciones. Principalmente, esto se debe a dos factores:

  • Qué buscamos. Se buscan características que diferencian a los niños y a las niñas con dificultades del aprendizaje de quienes no los tienen.
  • Dónde lo buscamos. Se buscan características problemáticas en los procesos de neurodesarrollo propios de la etapa de aprendizajes reglados.

La experiencia en atención temprana nos llevó a plantearnos qué tienen en común estos niños y estas niñas y si existe algún tipo de población que comparta con ellos estas características de aprendizaje. La mayoría de ellos no habían gateado, o lo habían hecho muy poco tiempo, no presentaban un desarrollo adecuado del esquema corporal, la organización espacial ni los ritmos, y habían tenido una instrucción temprana en lectoescritura y psicomotricidad fina. A su vez, compartían los patrones de aprendizaje con los chicos y las chicas provenientes de adopciones internacionales, cuyo desarrollo temprano desconocíamos pero intuíamos poco estimulante (qué).

Por otro lado, encontramos que estos aspectos de desarrollo somatosensorial estaban lastrando la ejecución de tareas propias de los aprendizajes reglados.

Estas malas experiencias originaban manifestaciones similares a las del TDAH, por lo que decidimos llevar nuestra atención a estos procesos tempranos: los precondicionantes del aprendizaje (dónde).

Precondicionantes de los aprendizajes: de menos a más

Los precondicionantes son los responsables de la organización espaciotemporal de la mente, por lo que podemos considerarlos la base sobre la que se realizarán los futuros aprendizajes reglados.

Un desarrollo adecuado de estos aspectos permite al niño o la niña reconocer su cuerpo y su posición en el tiempo y en el espacio, lo que posibilita ser referente de su mundo (comparamos cosas con nosotros mismos). Una vez establecida esta capacidad, comienzan a tomar referentes externos a ellos mismos (comparar unas cosas con otras), y esos referentes externos permiten inferir o abstraer las propiedades que comparan (aquello que tienen en común o que los diferencia independientemente de la naturaleza o aspecto de objetos en comparación) creando las primeras analogías abstractas (más-menos, mucho-poco, etc.).

En caso de no contar con esta organización corporal, se interrumpe el proceso evolutivo que lleva a poder realizar analogías abstractas básicas. En estas situaciones, toda percepción del mundo debe hacerse a partir de las características concretas de los objetos que comparamos, no de sus propiedades abstractas, comprometiendo la capacidad de aprendizaje y el desarrollo académico.

Al no poder inferir propiedades abstractas a modo de heurístico, los niños y las niñas carecen de una herramienta o estrategia básica del aprendizaje (generalizar propiedades independientemente del objeto para poder aplicarlas a cualquier otro objeto a cualquier escala), por lo que su desarrollo académico se fundamentará en la repetición y la asimilación del concepto concreto, con el consiguiente gasto en recursos y esfuerzo. Aunque la evidencia más patente se observa a nivel escolar, estamos comprometiendo la capacidad de entender el mundo y, en consecuencia, tendrá implicaciones sobre la futura autonomía del chico o la chica.

Y todo esto, ¿para qué?

Los aprendizajes no surgen de forma espontánea y lineal, sino que dependen unos de otros de forma jerárquica. Los aprendizajes reglados académicos precisan que la capacidad de abstraer y generalizar se haya asentado y, a su vez, esta capacidad requiere de una organización espaciotemporal de la mente.

La base somatosensorial o prerrequisitos del aprendizaje es la responsable de esta primera etapa del proceso que lleva a tener éxito académico, por lo que puede ser causa de muchas dificultades del aprendizaje y del control atencional. Considerar estos aspectos, tanto a la hora de realizar intervenciones específicas como a nivel preventivo en los centros escolares, reduciría las posibilidades de desarrollar problemas y, por tanto, sería una herramienta muy a tener en cuenta en la lucha contra el fracaso escolar.

Publicado en Blog, Global | Marcado , , | Dejar un comentario
guada