Archivo de la etiqueta: rol docente

Niños de 9,10 y 11 años

Por Lic. Nair Balajovsky
Cada sujeto tiene su propio tiempo de maduración y cada niño presenta gustos e intereses diferentes que llevan a que algunos desarrollen ciertas habilidades antes que otros. Por tal razón, no debemos alarmarnos si observamos que alguno de nuestros estudiantes no desarrolla las mismas destrezas que los demás. Además, en muchos casos vemos retrocesos en el desarrollo de los niños debido a circunstancias externas, como podría ser el nacimiento de un hermanito, un cambio de colegio, una mudanza, la separación de los padres o alguna otra situación que modifica el funcionamiento normal. Estos desajustes suelen ser transitorios y se resuelven con el tiempo. De cualquier manera, conocer algunas características generales nos ayudará a planear mejor las actividades para ellos como también a poder detectar cualquier anomalía que merezca atención. Los niños y las niñas de Segundo Ciclo presentan un pensamiento que comienza a ser bien organizado y se amplía mucho su capacidad de análisis de las diferentes situaciones que se le presentan. Poco a poco comenzarán a formular hipótesis para solucionar sus problemas. Adquieren la capacidad de leer textos más largos y a realizar operaciones matemáticas más complejas. Mientras que a los 9 veremos todavía cierto pensamiento mágico, ya para los 11 comenzaremos a ver los primeros signos de adolescencia.

(más…)

Publicado en Blog, Global | Marcado , , | Dejar un comentario

El aula: Un lugar para aprender:

Cada una de las áreas de conocimiento debe darles a los estudiantes la gran posibilidad de aprender saberes indispensables para su vida. Saberes que sean herramientas de conocimiento para desarrollarse en la cotidianeidad, para que puedan seguir aprendiendo de manera continua, para que ejerzan su ciudadanía de manera responsable y para que puedan insertarse en el mundo actual. Saberes que no sean estancos sino que se relacionen y se vinculen, logrando la relevancia, la transversalidad y la profundidad necesarias.
Desde los NAP, el Ministerio de Educación afirma: “Los saberes que efectivamente se seleccionen se validarán en la medida en que propongan verdaderos desafíos cognitivos de acuerdo con la edad y favorezcan la comprensión de procesos en un nivel de complejidad adecuado, desde distintos puntos de vista; puedan utilizarse en contextos diferentes de aquellos en los que fueron adquiridos y constituyan herramientas potentes para entender y
actuar con inventiva, promoviendo el sentido crítico y la creatividad”.
“Será central promover contextos ricos y variados de apropiación de esos saberes prioritarios. Al mismo tiempo, las prácticas de enseñanza deberán orientarse a la comprensión de indicios del progreso y las dificultades de los alumnos, para generar cada vez más y mejores apoyos, a través de intervenciones pedagógicas oportunas.Esos indicios son diferentes manifestaciones de acciones y procesos internos y se expresan cotidianamente en diversas actividades individuales o grupales de comprensión (al
explicar, dar argumentos, ejemplificar, comparar, resolver problemas, etc.) y muy generalmente en el diálogo que se observa en la interacción con el docente durante el proceso pedagógico que tiene lugar en las instituciones escolares”.

Publicado en Blog, Global | Marcado , , | Dejar un comentario

Memorizar no es aprender

Por Prof. Alejandro Guardiola

Nuestras sociedades occidentalizadas confunden “aprender” con “memorizar”, lo que conlleva que nuestros estudiantes una vez que concluyen su período educativo se encuentren desorientados, al “no hallar respuestas en ningún libro”.
En este sentido, les presentamos cinco estrategias para asegurar que el aprendizaje vaya mucho más allá que la mera memorización.
1- Compromiso:es el establecimiento de contratos consensuados con todos los niños.Consta de tres puntos: meta, recompensa y penalización.
-Meta: como el cerebro trabaja con ahorro de energía, es muy importante
que los niños sepan cuánto, cómo y en qué van a gastar esa energía. Los tres componentes de la meta son similares a los que se observan en el juego de los niños:
– Probar.
-Experimentar.
-Crear.
Por lo tanto, los niños deben saber cuánto tiempo van a probar, cuánto tiempo van a experimentar y cuánto tiempo van a crear sobre un tema determinado.
-Recompensa: todo lo que hacemos los seres humanos lo hacemos para conseguir ciertos objetivos; por lo tanto, alcanzar un objetivo en tiempo y forma debe tener una recompensa.
-Penalización, que no es lo mismo que castigo. Por ejemplo, todos los niños están encargados de limpiar el aula los viernes, pero si un grupo de niños no cumple con cierta meta, entonces solo ese grupo deberá limpiarla.
2-Cooperación: el cerebro es un órgano social; uno de los más grandes instintos del ser humano es el gregario. Por lo tanto, una buena medida es sustituir los trabajos individuales por los grupales. Sabemos que el trabajo grupal aumenta en un 30% el rendimiento individual.

3- Practicidad:la evaluación debe ser formativa, o sea para el aprendizaje, y no solamente del aprendizaje, como actualmente ocurre. Deben ser pruebas basadas en la aplicación, no en la memorización.

4 -Resiliencia:hay una frase que cada maestro debería decir a sus niños y debería tener como controlador de sus acciones y consecuencias:
“Si te voy a guiar, vas a cambiar; y si vas a cambiar, vas a fallar.” Hay que fomentar la toma de riesgos y enseñarles a los niños que el error es parte del aprendizaje, no un castigo.
5 -Expansión:desarrollo de competencias naturales y tutorías. Hay un dicho que dice: “Es más fácil enseñarle a una ardilla para que suba más rápido un árbol, que enseñarle a nadar”, lo cual quiere decir que debemos ver los talentos naturales de cada niño, potenciarlos, integrarlos y desarrollarlos.
Los tutores son los niños más grandes que acompañan y enseñan a los más chicos. Así, los alumnos de grados superiores pueden ser los tutores de alumnos de grados más chicos. Un día a la semana, a una hora determinada, se pueden reunir para que el tutor se ocupe de ver cómo anda su “aprendiz” y en qué lo puede ayudar y aconsejar.

 

Publicado en Blog, Global | Marcado , | 1 comentario

Niños celíacos en las escuelas primarias

La celiaquía es una enfermedad mucho más frecuente de lo que pensamos. En la actualidad, según estadísticas oficiales, se supone que 1 de cada 100 personas la padece.
Por este motivo, los docentes deben estar informados, ya que el único tratamiento que existe es realizar una estricta dieta libre de gluten. Según el Ministerio de Salud de la
Nación, “es una enfermedad hereditaria y autoinmune en la cual hay una intolerancia permanente al gluten, proteína que se halla en el trigo, la avena, la cebada y el centeno”. Se puede presentar en cualquier etapa de la vida y los síntomas no siempre son iguales. Cada vez que una persona celíaca incorpora gluten se ven afectadas las vellosidades del intestino delgado, al disminuirse su capacidad de absorber nutrientes.
Una persona celíaca, luego de haber realizado un correcto diagnóstico que consiste en la medición de unos anticuerpos específicos mediante un análisis de sangre y la posterior confirmación a través de una biopsia intestinal, puede desarrollar una vida normal si cumple con la dieta de por vida.
La dieta debe ser natural y sana. El niño o la niña que padece celiaquía puede
consumir frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pescado, carnes y huevos. Se debe tener precaución en los alimentos industrializados, ya que muchas veces tienen incorporado gluten.
En la escuela
Los maestros de un niño o una niña con celiaquía deben informarse sobre la enfermedad, teniendo la certeza de que podrá desarrollar una rutina escolar normal. También deberán planificar actividades para que el niño celíaco no se sienta diferente a los demás. Les sugerimos lo siguiente:
-Que reconozcan el símbolo libre de gluten en los alimentos. Conozcan el significado
de la sigla T.A.C.C. (trigo, avena, cebada y centeno). Se pueden llevar al aula diferentes
envases para analizar sus etiquetas.
– Que todos los compañeros y las compañeras se informen acerca de esta enfermedad. Se puede invitar al aula a un nutricionista para que les brinde información más específica.
-Que se dialogue, se investigue, se escriban textos, se lean etiquetas de alimentos sobre lo que es el gluten, en qué alimentos está presente, cómo se puede reemplazar y qué significa una dieta libre de gluten.
-Que conozcan, identifiquen, escriban y estudien las funciones del intestino delgado.
-Que el niño o la niña con celiaquía, en alguna ocasión especial, comparta alimentos libres de gluten con sus compañeros y compañeras.
-Que cada vez que se realice una jornada en la que se deban manipular alimentos se informe a la familia del niño celíaco con anticipación para que pueda realizar la prevención correcta.
-Que se haga un listado de alimentos que contengan avena, cebada, centeno y trigo.
-La familia del niño o de la niña con celiaquía puede ser la protagonista de
un día escolar y oficiar como agente de información, tanto para estudiantes como para docentes. Se los invitará a preparar una receta libre de gluten en el aula, en la cocina de la escuela o en el comedor escolar para luego compartirla entre todos. De esta manera, se
favorecerá la inclusión y se enseñará lo siguiente:
-Las preparaciones sin gluten deben ser las primeras en prepararse en una cocina o comedor escolar para evitar que se contaminen con otros alimentos.
-Los alimentos libres de gluten deben guardarse en lugares y en recipientes que no hayan estado en contacto con alimentos con gluten. Los especialistas sugieren que habría que destinar un lugar específico en la cocina o en el comedor escolar, en donde solo se preparen y se guarden alimentos sin gluten.
-Se deben utilizar utensilios perfectamente limpios para la preparación de los alimentos libres de gluten. Si se puede, tener cuchillos, tenedores, tablas, recipientes y platos que solo se usen para las preparaciones libres de gluten y para que los utilicen los niños celíacos.
– La manipulación de los alimentos es vital para la correcta dieta de los niños celíacos. La contaminación cruzada suele ser un error muy habitual. Por ejemplo, apoyar un
alimento libre de gluten sobre la mesada que contiene migas de pan. Este acto ya contamina y afecta la dieta del celíaco.

Publicado en Blog, Global | Marcado , , | Dejar un comentario
guada